Patricia Kaiser
Fisioterapeuta Pediátrica
Fisioterapeuta Pediátrica en Centro MOVO Atención Global Pediátrica

Diplomada en Fisioterapia por la Universidad Pontificia de Salamanca. Postgrados especializados en alteraciones en el neurodesarrollo: Terapia MAES, Concepto Bobath, Reeducación Cerebromotriz según Le Metayer. Fisioterapia Respiratoria en niños. Inducción Miofascial. Educadora de Masaje Infantil por AEMI.

Lo que más me gusta de mi trabajo:
• La conexión con los niños. Sentir que entiendo lo que les pasa y ver claro el punto de partida.
• Las familias. Cuando hay un trabajo en equipo y cada familia se siente acompañada y tiene “su hoja de ruta”.
• En los centros educativos. Descubrir que los profesores se paran a intentar comprender a cada niño y su manera de percibir el mundo, con sus fortalezas y dificultades.
• Formación: Reconozco, que aunque ahora he aflojado el ritmo, me apasiona seguir formándome. Aprender, aprender y aprender. La lectura que ahora ocupa mis ratos libres es sobre Neuroeducación, que aúna lo que más me gusta de mi trabajo: niños, familias y educación.

Madrileña de nacimiento, hija de abulenses con muchas inquietudes y por ello, con el corazón dividido entre Madrid, Ávila, Cantabria y Pais Vasco y desde hace unos años, también Galicia. Alegre, perseverante, analítica, organizadora, soñadora y con una sensibilidad especial. Siempre he pensado que soy una privilegiada. He tenido una infancia y una adolescencia feliz, con muchísimas experiencias de desarrollo personal desde bien pequeña: campamentos, estancias con familias en el extranjero, voluntariado, deportes…. He crecido en un entorno maravilloso que me ha permitido ir descubriendo por mí misma mi camino y la persona en la que me iba convirtiendo. Mi familia, el pilar fundamental, cuna de los valores que tengo y base importantísima para desarrollar mi día a día.

Mi vocación
Pues creo que la chispita surgió cuando con 13 años, nos pidieron a mi hermano y a mí ayudar a una familia con pocos medios que acababa de tener gemelos. Uno de ellos nació con Parálisis Cerebral. Nos enseñaban sus fisioterapeutas a hacer los ejercicios, a moverlo y cómo no, jugábamos con los dos hermanos. Cuando llegó la hora de elegir carrera, aunque tenía claro que me encantaba la Fisioterapia, también dudaba entre Magisterio y Psicología. En su día me parecían totalmente dispares, pero con el tiempo y la experiencia, me he dado cuenta, que en mi trabajo, dentro de la fisioterapia, he ido incorporando mucho de esos dos campos.

No me considero una fisioterapeuta “típica”. Ante la pregunta ¿Eres fisioterapeuta? Y el consiguiente comentario: “me duele aquí”, siempre contesto que soy Fisioterapeuta Pediátrica y que no tengo ni idea porque sólo veo niños con dificultades. Lo he tenido claro desde el principio y así he orientado mi formación.

Londres
Al acabar la carrera con 20 años, me fui a probar suerte a Londres. Imposible trabajar como fisioterapeuta en un centro público, porque no convalidaban el título, por lo que acabé en una tienda de dependienta y tratando al hijo de los embajadores de Holanda con Parálisis Cerebral –una coincidencia la mar de casual, pero muy impactante para mí con esa edad-. Estuve un año sólo, pero muy bien aprovechado en todos los aspectos. Aprendí, descubrí, disfruté, viajé…

Educación Especial
Me volví, con mucha pena, pero contenta porque me llamaron para empezar a trabajar en un colegio de Educación Especial. Lo que quería!!! Empecé desde abajo, como auxiliar, pero en unos meses ya estaba trabajando como fisioterapeuta. De mis casi 5 años trabajando en el C.E.E. Atenpace, me llevo todo. Ha sido una buena base para adentrarme en este mundo de la “diversidad funcional”. Grandes profesionales y ahora amigos a pesar de los años y la distancia. Niños que me enseñaron que “su realidad”, es igual de válida y feliz que la mía. Aprendí la importancia de trabajar en equipo, a observar a cada niño y su familia sin juzgarlos, la responsabilidad del primer trabajo “de verdad” como fisioterapeuta y comencé como profesora de futuros fisioterapeutas. Siempre agradecida por la confianza que me dieron para aprender con ellos, porque con el tiempo, me he dado cuenta de que cuando empecé, no tenía ni idea de este mundo.

Africa
Casualidades del momento otra vez, me topé con una de las fundadoras (Maaike Wehmeyer) de una ONG, África Directo. Ella era fisioterapeuta pediátrica y quería implementar un proyecto de atención a personas que tenían algún tipo de “discapacidad” en Malawi. Tras conseguir los visados y vacunas necesarias, allá me fui. Sólo sabía que me recogía en la capital, Lilongwe, otro voluntario español. Durante el viaje, mientras sobrevolaba Tanzania, y veía las nieves perpetuas del Kilimanjaro surgió otro sueño: “algún día tengo que subir ahí, me dije”.

Fueron unos meses increíbles. Mi misión: hacer un registro de todos los pacientes y sus necesidades en un radio de 40 km. El medio de transporte: una “bici”, o en el mejor de los casos en el “tronkito” un Suzuki samurái que fallaba bastante. La experiencia, increíble, y se quedó para siempre África en mi corazón. A día de hoy sigo aportando lo que puedo desde aquí. Durante ese año de transición, seguí colaborando con otros centros de atención a niños en Madrid y fui profesora de inglés en infantil, mientras preparaba mi cambio de ciudad, pero esta vez sin billete de vuelta.

MOVO Ourense
En Mayo de 2009, después de un año de transición y más sueños cumplidos, por fin aterricé en Ourense. Dediqué los primeros meses a pasear por la ciudad y alrededores para ir encontrando mi sitio y aprovechar para peregrinar por todos los centros de fisioterapia y colegios para darme a conocer. En Septiembre empecé a trabajar en Aixiña. Poco a poco me fue conociendo más gente por mi especialidad en pediatría y a los dos años comencé mi andadura como empresaria. Inicios inciertos: un bebé de meses, una ciudad a veces un poquito hostil para mí, otro carácter de la gente, pero solo vale mirar hacia delante con optimismo e ilusión. La ventaja, ser persistente y no desesperar.

En 2013 nació mi hijo Javier, y había que ir encajando cada vez más cosas. En 2014 estuve colaborando también en otro centro de la ciudad un año y medio más. Finalmente, todo fue tomando forma y en Septiembre de 2015 nació MOVO. Una vez más, gracias al apoyo de mi familia y el compromiso y dedicación de mi maridín, que diseñó todo el local y se chupó toda la obra (Equipoeme Estudio) y colaboró con la creación de la marca (Plan B Estudio).

MOVO es un Centro Sanitario que en la actualidad está formado por 6 profesionales de la salud especializados en pediatría que acompañan diariamente a más de 30 familias. Es emocionante ver cómo ha crecido tanto y la trayectoria de atención tan buena que estamos creando. Personalmente, haciendo malabares para encontrar el equilibrio entre familia y trabajo, aunque mis 3 peques (Marcos nació en el 2018) me lo ponen bastante fácil porque tienen una capacidad de adaptación asombrosa.

Y fuera del trabajo?
Aquí soy Patri. Múltiples aficiones, no me aburro jamás. He hecho deporte toda la vida: gimnasia rítmica y deportiva, natación, baloncesto, tenis (éste ha sido el que he practicado durante más tiempo, llegando a competir a nivel autonómico) y montaña, muuuucha montaña. Es el gran legado de mi padre (a parte del singular apellido Kaiser), el amor a la naturaleza. Ahí es donde he aprendido y experimentado la capacidad de sufrimiento, la perseverancia, la paz, el silencio, el respeto y cuidado del entorno, entre otros. Valores que creo que me definen personalmente y que los llevo allá donde voy. Actualmente, me dedico más a la carrera, especialmente a la carrera de montaña, que aunque sufra mucho, me chifla.

Desde pequeña he hecho teatro, primero en la escuela infantil y en el colegio y luego más adelante en una escuela de interpretación. Una gran experiencia personal que me ha mantenido activa y siempre aprendiendo de mí misma. Me sigue encantando ver teatro y cine (del raro, como dicen mis amigos, poco comercial, diría yo) y es una de las cosas que más echo de menos de Madrid.

Otra de mis pasiones, la lectura (lectora empedernida desde pequeña), pero ahora con menos tiempo, leo más literatura infantil que otra cosa…
Viajar!!! Cómo me gusta!!! Cuanto se aprende cuando se sale de casa. Y estrechamente relacionado con los viajes, conducir y escuchar la radio. Es un medio que me gusta mucho por la manera de transmitir la información y lo cercano que puede resultar si lo hace un buen comunicador.

Y por último, la cocina. Me encanta cocinar, me relaja, me divierte, me abstrae y aunque no soy de crear grandes platos, si de grandes retos: cuando parece que la nevera está vacía, siempre hay algo para inventarse un plato rico. Me encanta sorprender.

FACIL Y RAPIDO

Solicita un turno

Si necesita un turno, por favor rellene el siguiente formulario.

    captcha